REPROFICH al gobierno mexicano por los estudiantes desaparecidos

RED DE PROFESORES DE FILOSOFIA DE CHILE, REPROFICH

 

CARTA PÚBLICA AL PRESIDENTE Y AL CONGRESO DE MÉXICO 

SOBRE LOS ESTUDIANTES DESAPARECIDOS

 

Sr. Enrique Peña Nieto

Presidente de México.

 

Sr. Luis Barbosa Huerta, Presidente del Senado.

Sr. Silvano Aureoles Conejo, Presidente de la Cámara de Diputados.

 

Frente a la desaparición de estudiantes de pedagogía de México, REPROFICH señala:

Durante la noche del 26 de septiembre en México fueron reprimidos los estudiantes de la Escuela Rural de Maestros de Ayotzinapa, en la ciudad de Iguala, en el Estado de Guerrero. El resultado fue de seis estudiantes muertos, veinte heridos y cuarenta y tres desaparecidos.

Los antecedentes recabados a la fecha indican que el alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, son los autores intelectuales de la represión y desaparición de los estudiantes.  Abarca ordenó a su policía municipal capturar a los jóvenes normalistas y entregarlos a los sicarios del cartel del narcotráfico “Guerreros Unidos”. Estos hechos fueron conocidos por el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y por la población del lugar. De acuerdo al sacerdote Alejandro Solalinde - Premio Nacional de Derechos Humanos 2012 - los estudiantes fueron secuestrados por policías y delincuentes narcotraficantes, “los mataron” y a algunos “los quemaron vivos”, afirmaciones formuladas a base de testimonios de policías testigos de los hechos.

Se encuentran detenidos el alcalde Abarca y su esposa, cincuenta policías municipales y algunos narcos, habiéndose descubierto quince fosas clandestinas con restos humanos que no coinciden con los registros genéticos de los estudiantes desaparecidos.

Ante los hechos descritos, la REPROFICH declara:

1º Como representantes de los Profesores de Filosofía de educación básica y secundaria de Chile, REPROFICH expresa su solidaridad con los estudiantes reprimidos, con sus familiares y amigos y con todos los luchadores sociales y políticos que buscan la verdad, la justicia, la paz y la libertad de sus pueblos.

2º El Estado debe cuidar a cada uno de sus integrantes, a través de la acción de las autoridades legítimamente constituidas. Las policías son instituciones para defender los derechos de los ciudadanos. Por tanto, la irresponsabilidad de las autoridades y las acciones delictivas de la policía son doblemente graves.

3º La participación y la igualdad son la forma de convivencia que posibilitan el desarrollo de una sociedad equitativa y humana.  No es posible que el derecho a manifestarse para exigir democracia sea reprimido por las autoridades y, menos aún, que las citadas autoridades estén implicadas con delincuentes narcotraficantes usados para ocultar la responsabilidad estatal en los crímenes cometidos.

4º No es posible que las naciones de América Latina puedan desarrollarse al margen del Estado de Derecho. En los últimos años México padece de 2.000 desaparecidos y 12.000 femicidios. El Estado de Derecho exige, como prioridad, el imperio de la ley como expresión de la voluntad general; en segundo lugar, la división de poderes; en tercer lugar, el control judicial sobre las actuaciones administrativas; por último, garantizar los derechos y libertades de todos.  Resulta inaceptable que las autoridades dependan y/o actúen en concomitancia con bandas delictuales.  Al contrario, la finalidad del Estado es promover el Bien y la Justicia, exigencias que son irrenunciables.

5º La educación es una acción para la libertad.  Es legítimo e indispensable que los estudiantes que se preparan para ejercer el magisterio, adquieran la capacidad de comprender la implicancia entre educación y política.  Dicha capacidad se adquiere en la práctica de responsabilidades respecto de las personas y de la sociedad en su conjunto.

6° Consideramos particularmente doloroso que los jóvenes desaparecidos sean estudiantes de pedagogía. Atentar contra los profesores, o quienes están formándose como docentes, es un crimen contra el alma de un pueblo. Aplicar violencia contra los maestros es reprimir el desarrollo de la reflexión, la conciencia y la libertad. Asesinar a un profesor es matar la posibilidad de formar la conciencia ciudadana de una nación. Este crimen muestra – nuevamente – lo peor de la conducta humana. Porque esta barbarie la hemos sufrido en Chile, esperamos que las autoridades mexicanas extremen sus esfuerzos para que México no siga sumergiéndose en el horror.   

7º REPROFICH se suma a la exigencia de que los estudiantes desaparecidos aparezcan con vida y que los responsables de los crímenes de lesa humanidad sean juzgados y castigados, puesto que la impunidad posibilita la repetición de los delitos. Es en las crisis cuando se encuentra la fuerza para la superación humana. Así lo han demostrado quienes han luchado contra las sangrientas tiranías de nuestro continente.  El ser humano puede hacer nuevos caminos a partir de los obstáculos.  No podemos asfixiar la vida que podemos alumbrar.

 

Por la Red de Profesores de Filosofía de Chile, REPROFICH, suscriben:

Augusto Astudillo Canobra, Hervi Lara Bravo, Omar Díaz Moreno, Rosario Olivares Saavedra, 

Daniela Alegría Fuentes, Cristóbal Olivares Molina, Cindy Corrales Valencia, Merardo Sepúlveda Villablanca

y Ma. Elena Melgarejo Valencia.

 

Santiago de Chile, 15 de noviembre de 2014. 


Red de Profesores de Filosofía de Chile    Contactar con el autor de la petición

Firmar esta petición

Al firmar, autorizo a Red de Profesores de Filosofía de Chile a entregar mi firma a quienes tengan poder de decisión sobre este tema.


O

Recibirá un mensaje de correo electrónico con un enlace para confirmar su firma. Para asegurarse de que recibe nuestros correos electrónicos, añada info@peticiones.cl a su libreta de direcciones o a la lista de remitentes seguros.

Tenga en cuenta que no puede confirmar su firma mediante una respuesta suya a este mensaje.

Publicidad de pago

Haremos difusión de esta petición a 3000 personas.

Más información...